Descansa en Paz Querido Compañero

Nuestro compañero Tom Ford como cariñosamente le decimos en el Club Rotario de Panamá, fue uno de los miembros más carismáticos y queridos de todas las generaciones que han pasado por nuestro Club.
Miembro del Club Rotario de Panamá desde 1970 y Fundador de la Fundación Obsequio de Vida en 1988, participó activamente en muchas otras fundaciones panameñas e internacionales, siempre buscando el bienestar para los más necesitados.
Su loable labor en pro de la niñez panameña, ha sido el pilar fundamental de la Fundación Obsequio de Vida a través de los casi 30 años en los que ha participado activamente. Durante ese tiempo se logró que más de 100 niños fueran operados de corazón abierto y más de 500 fueron aliviados a través de cateterismo curativo.
Su carisma y sencillez hizo que se ganara el corazón de grandes y pequeños, lo conocieran o no, ya que siempre estaba en el Hospital del Niño o en el aeropuerto de Tocumen, no importaba si era de dia, noche o madrugada, llevando o recogiendo niños y apoyando a sus familiares en estos momentos difíciles en donde la despedida era muy emotiva, pues no tenían certeza de un regreso, pero dándole fortaleza a esos padres y a esas valientes criaturas que salían con la esperanza de regresar con su corazoncito arreglado.
Hoy Panamá y el Club Rotario de Panamá, despiden a un gran hombre, ciudadano ejemplar y un Rotario incomparable, que vivió cada día de su vida practicando la Prueba Cuádruple y dándonos una lección de vida, Dando de Sí antes de pensar en Sí, y dinamismo para luchar en favor de los más necesitados, sobre todo de la niñez panameña.
No es fácil despedir a Tom, no estábamos preparados para este momento, teníamos muchos proyectos en camino y él estaba muy contento porque a sus queridos niños, se les iban abriendo puertas en hospitales extranjeros para sus cirugías y tratamientos. Nos queda el gran reto de seguir su legado, trabajar con el mismo empeño que él ponía en cada proyecto y cumplir su deseo de que los cerca de 300 niños que anualmente son diagnosticados en el Hospital del Niño y en la Caja de Seguro Social, tengan una oportunidad de vida.
¨Los voluntarios no cobran, no porque sean ricos, sino porque su trabajo no tiene precio!¨

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*